FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS: El Buscón

Siglo XVII | Manuscrito | Inv. 15513

El manuscrito «Bueno» o «B» de El Buscón, denominación que se ha utilizado en todos los estudios y ediciones recientes, tiene el interés de ser una copia del original o, al menos, de proceder del entorno del autor; es decir, se trata de un manuscrito apógrafo. Menéndez Pelayo, habiéndolo examinado cuando pertenecía a Juan José Bueno, Director de la Bibliotecario de la Universidad de Sevilla, y más tarde, ya en la biblioteca de Antonio Cánovas del Castillo, describe el manuscrito en estos términos: «El códice, de tamaño muy pequeño, como los clásicos elzevirianos o las ediciones diamante, era un verdadero primor, una monada. No era autógrafo de Quevedo ni tenía notas suyas. Parecía un ejemplar de regalo, escrito de muy gallarda letra bajo la inspección de su autor».

En la segunda mitad del siglo XIX pasó a manos de José María Asensio, erudito, cervantista y bibliófilo sevillano, «poseedor feliz» en aquellas fechas del Libro de retratos de Pacheco. Asensio hizo el precioso regalo de este códice a Canovas, deseando ganarse su voluntad, así llegó a la biblioteca del conocido político y hombre de Estado que añadió su ex libris en el interior de la cubierta. Antes de llegar a manos de José Lázaro, perteneció a Antonio Cánovas y Vallejo, más conocido por el seudónimo que utilizó como fotógrafo, «Kaulak», uno de los herederos de Cánovas.

Copyright © 2017. Fundación Lázaro Galdiano

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

La Fundación Lázaro Galdiano le informa del uso de cookies que nos permiten conocer la actividad de los usuarios del sitio. Al continuar con la navegación, Vd. dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visite política de privacidad. Saber más

Acepto