Biografía de la coleccionista Paula Florido


Biografía

Paula Florido y Toledo

Paula Florido y Toledo nació el 15 de enero de 1856 en la localidad bonaerense de San Andrés de Giles. Fue la hija primogénita del italiano Rafael Florido y de la argentina Valentina Toledo. El 18 de enero de 1873 se casó en la localidad de Veinticinco de Mayo con el vizcaíno afincado en Argentina Juan Francisco Ibarra Otaola (1834-1881), con quien tuvo cuatro hijas –fallecidas durante la infancia– y un hijo, Juan Francisco (Buenos Aires, 1877-1962). Viuda a los veinticinco años y heredera de una considerable fortuna, se casó en Buenos Aires –el 6 de abril de 1884– con el periodista y escritor gallego Manuel Vázquez-Barros de Castro (Padrón, 1844 - Sevilla, 1885), quien falleció pocos días antes del nacimiento de su hija Manuela. Tres años y medio después, instalada en la capital argentina con sus dos hijos, se unió el 7 de septiembre de 1887 con el porteño Pedro Marcos Gache Astoul (1860-1896), con quien tuvo a Rodolfo, el último de sus vástagos. Su tercer esposo falleció en Cosquín, en la Córdoba argentina, el 3 de septiembre de 1896. En abril de 1900 embarcó junto a sus dos hijos menores rumbo a Europa y fijó su residencia en París, aunque con frecuentes viajes y estancias temporales en otras ciudades europeas.

Biografía de Paula Florido y Toledo

Con cuarenta y cinco años conoció a José Lázaro, con quien se casó en Roma el 19 de marzo de 1903, actuando como testigos su hijo Juan Francisco y la esposa de éste, María Justa Saubidet. Este enlace permitió a José Lázaro mejorar su estatus como coleccionista y a Paula Florido le franqueó la entrada al mundo del coleccionismo, al que se incorporó con verdadero entusiasmo. Paula, instalada en Madrid con sus dos hijos menores, participó activamente en la decoración de su nueva residencia madrileña, cuya planta noble fue ideada como un espacio para celebrar todo tipo de actos sociales y culturales –tertulias, conciertos, bailes, presentaciones…–, reseñados en las columnas de sociedad de la prensa de la época. Sin embargo, estas actividades cesaron tras la muerte de Rodolfo en 1916, a la que siguió la de Manolita en 1919. Paula Florido falleció en Madrid el 31 de octubre de 1932 legando todos sus bienes a su hijo Juan Francisco con la excepción de la parte que a ella le correspondía de Parque Florido y de las colecciones que albergaba, que las dejó a su esposo.

  • Ref. bibliográfica: Peppino Barale, A. M., “Paula Florido y Toledo. Identidad relegada”, Fuentes Humanísticas, nº 42, 2011, Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco (México).

Enlaces relacionados

> Biografía de José Lázaro Galdiano

> Lázaro coleccionista

Copyright © 2017. Fundación Lázaro Galdiano

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

La Fundación Lázaro Galdiano le informa del uso de cookies que nos permiten conocer la actividad de los usuarios del sitio. Al continuar con la navegación, Vd. dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visite política de privacidad. Saber más

Acepto